Neuro Riqueza: El secreto de pensar en abundancia

El mundo global nos lleva a pensar que la libertad del individuo pasa por la libertad económica.

George Foster y Oscar Lewis han mantenido que hasta cierto punto, la cultura de la pobreza constituye una respuesta racional a unas condiciones objetivas de impotencia y pobreza. Pero también afirman que una vez surge, la cultura de la pobreza suele perpetuarse pasando de padres a hijos, con lo cual las nuevas generaciones no están psicológicamente preparadas para aprovechar todas las oportunidades de progreso que puedan aparecer en el transcurso de sus vidas.

Según Jürguen Klaric, considerado entre los 10 mercadólogos más influentes del mundo y escritor de dos best sellers de edición Planeta, nos habla del cambio que debemos dar de una mentalidad pobre (aquella que nos llega por herencia) a una mentalidad rica en una búsqueda por la prosperidad del individuo.

mente mediocre

El miedo al dinero

A veces las circunstancias de nuestra vida nos hacen identificar el dinero en experiencias negativas, lo que se traduce en un significado negativo para ti. En consecuencia, tu cerebro traduce las cosas por lo que significan, no por lo que valen. Es probable que conozcamos alguna persona decir:”el dinero es una mierda”. Cuando existen problemas de herencias, matrimonios rotos, negocios arruinados, etc.

Esta sensación negativa generada del dinero, hace que conformemos esa mentalidad de pobre. Finalmente construimos un parapeto que nos aisla de esa sensación y nos llenamos de excusas que confluyen hacia la falta de dinero. Por ejemplo, “no pude estudiar porque no tengo dinero”. El paradigma de los padres que decían si estudias, tendrás un buen trabajo y ganarás dinero. Hizo flaco favor a los nuevos jóvenes insertados en un mercado laboral mucho más competitivo.

Los mayores empresarios de éxito a nivel internacional como Amancio Ortega o Mark Zukenberg…no obtuvieron un título académico, por circunstancias no terminaron su carrera y abandonaron en búsqueda de la prosperidad. Por lo que las excusas nos llevan a conformar la mentalidad del miedo, la mente de pobre.

Cultura inconsciente genética

Según Klaric, la cultura generacional se transfiere por genética. El de dónde vienes, quién te tuvo y cómo te criaron sea parte de tu adn. Existe un estudio de gemelos separados al nacer llevados a familias con culturas diferentes, religión… y tras pasar los años, analizar el comportamiento de ambos y tener códigos idénticos a pesar de no estar unidos en sus años de crianza por cada uno de sus padres.

Cultura Adquirida

Se trata de aquella que conforma tu visión del mundo a través de los aspectos latentes en tu vida a través de:

  • Religión. Engrandece al pobre y acusa al rico. Se piensa que un pobre da todo lo que tiene y forma parte de su carácter de supervivencia. Lo que tienes, te vendrá del prójimo. Sin embargo, una mentalidad rica no espera nada de nadie, si quiere lo da y sino no. No hablamos de moralidad, ni lo que hace que uno se convierta en mejor o peor persona. Pero eso son los principios católicos sobre lo que se sustenta nuestra cultura.
  • Perceptos Culturales. La envidia. Una mentalidad pobre cree que si una persona tiene éxito o tiene muchos bienes algo malo habrá hecho. Narco seguro. No nos alegramos por el dinero de los demás. Te enseña que ser rico, es ser mala persona. En una cultura pobre decir que eres un ambicioso es un insulto, no es un halago. Sin embargo, en EEUU es un virtud, porque pertenecen a una cultura rica.
  • Perceptos Históricos

Si eres rico, hay desgracia. Nos remontamos a hechos pasados donde el dinero nos generó una mala experiencia.

  • Perceptos Sociales

Hay personas que les ha tocado la lotería varias veces, porque persiguen el dinero. Sin embargo, en 6 meses lo pierden. No creen en la libertad que te produce una buena vida, viven el hoy. Una mente de rico atrae la energía, vive tranquilo y es generoso cuando lo desea. No es aplaudido igual un rico que dona sumas de dinero enormes a una organización a un pobre que con sus ahorros decide colaborar con una causa. El rico socialmente está mal visto, no cae bien.

Aceptar lo que soy

El curso de neuro riqueza que nos ofrece Jurguen nos anuncia que el primer paso para cambiar la actitud es aceptar lo que soy. A partir de aquí nos muestra unas preguntas que nos debemos hacer para superar nuestra condición e ir hacia la mentalidad de abundancia.

  1. ¿Qué soy? ¿De dónde vengo? Asume tu identidad.
  2. ¿El dinero compra felicidad? Si tu respuesta primera es no, sigues pensando con mentalidad pobre. Todo empieza por uno. Complacer a tu familia con un viaje genial. Porque compras felicidad con dinero y consigues sonrisas, ilusión. No vamos al aspecto material, nos vamos a lo que significa al poder optar a cosas que con una mentalidad pobre tú solo limitas tu libertad.
  3. ¿Sientes admiración por una persona de éxito? ¿Piensas qué hizo él para estar ahí? Cree en el crecimiento personal y profesional.
  4. ¿Sino compartes era mala persona? La mentalidad pobre ha aprendido que compartir es lo que hay que hacer para sobrevivir por su cultura. Pero el millonario le da igual sino ofrece nada porque enseña a ser próspero en la vida. Cambiemos el significado de lo que vale, por lo que significa: amor, ayuda, liderazgo. Eso es  ser próspero.
  5. Piensa…¿cuándo el dinero te hizo daño? Hay algo más allá que el dinero. Arriesgar todo el dinero por un fin. Ganar un dinero y perderlo. Problemas por herencia. Cuando el dinero hace que una relación se tambalee.

Mientras más me deshago de mi mente pobre, más rico me hago en actitud, por lo que afrontaré las situaciones de la vida con otra visión. Esta es la premisa que nos queda…Y tú,

¿tienes mentalidad pobre o rica? ¿Crees que nuestra cultura está preparada para este cambio? ¿es posible que haya mentalidad pobre, hace que haya mentalidad rica (2 mundos)?

Comparte si te ha parecido interesante o déjanos tu opinión.

Anuncios

Fiestas de los gabarreros 2017

Algunos oficios se extinguen con el paso del tiempo, la llegada de nueva tecnología hace que profesiones reconocidas acaben formando seña de identidad de una zona o población. Por ello, hoy dedicaremos de resaltar la figura de los gabarreros.

La palabra gabarrero, se puede considerar autóctona y casi exclusiva de la Sierra del Guadarrama (centro de la península Ibérica). Se refiere a la persona que saca leña del monte a lomos de caballerías y la transporta para venderla. Este oficio tan singular y a la vez tan duro, ha proporcionado el sustento a muchas familias durante épocas difíciles.

Gabarrero transportando el tronco de un pino

Actualmente, en el municipio segoviano de El Espinar se celebra en el mes de marzo la Fiesta de los Gabarreros como homenaje a esos duros hombres que trabajaban en el monte de sol a sol.

La jornada de los gabarreros comenzaba pronto, en torno a las siete u ocho de la mañana, dependiendo de la época del año. Siempre procuraban alimento a sus cabalgaduras, pues éstas eran sus más fieles compañeros. Camino del monte iban agrupándose a la salida del pueblo. Luego, ya en el monte, cada uno buscaba su camino y sus rutas predilectas. Procuraban cargar la mayor cantidad de leña posible a los lomos de sus caballos. A mediodía, la obligada parada para el almuerzo, preparado por la mujer y consistente en tortilla, huevos fritos, torreznos, pan, etc., reconfortaba al gabarrero. El día se alargaba hasta bien entrado el atardecer cuando sobre las seis o las siete de la tarde los gabarreros volvían a encontrarse de camino a casa. El camino de vuelta se hacía entre bromas y alguna canción como la siguiente:

“Señora pelofino si compra leña cómpremela usted a mí que la traigo buena”

Con el paso de los años, los gabarreros aprendieron a transportar y colocar la leña de las más ingeniosas maneras, mientras alegraban su trabajo con bellas coplas y jotas castellanas y creaban su propio vocabulario lleno de bellas palabras y sonoros topónimos. Y además, alcanzaron tal destreza y fuerza con el hacha que muchos de ellos destacaron como magníficos hacheros, ganando muchos campeonatos nacionales. Actualmente, los pocos gabarreros que aún perviven en la zona han pasado de ser una típica estampa romántica del pueblo a convertir la gabarrería en toda una seña de entidad de El Espinar.

Subida al pino  de Los Gabarreros

La gabarrería, que es como se denominaba al trabajo que antiguamente se realizaba en los pinares de nuestra zona, su fin era el de aprovechar la leña de ejemplares de pinos muertos o enfermos. Estas leñas descendían las laderas de nuestros montes a lomos de equinos o animales de arrastre como bueyes. El hacha era su herramienta principal de trabajo, de ahí que ahora sea un artilugio de demostración en esta fiesta, con demostraciones y concursos que forman su programa.

Gastronomía del lugar

Los restaurantes de estos municipios elaboran durante estos días recetas al estilo gabarrero. Es habitual encontrar la caldereta de los gabarreros, cocido maragato al estilo gabarrero, judiones con liebre del monte o patatas galopadas.

Programa de fiestas:
programa-gabarreros-2017
Si este artículo te ha parecido interesante, compártelo.
Fuentes:
– http://www.elespinar.org/2017/02/programa-gabarreros-2017.html
– Wikipedia

Calles de Segovia, mito vivo

La ciudad de Segovia ha sufrido grandes transformaciones urbanísticas. Tras la reconquista, Segovia ha evolucionado gozando de un gran esplendor, el cuál ha recabado en nuestros días.

Para hacernos una idea de lo que suponía vivir en Segovia a principios del s. XX. Mostraremos un mapa de Joaquín Odriozola (arquitecto municipal entre 1870 y 1913) y Grimaud de 1901.

plano-segovia-odriozola-1901-1

Ya entonces representaba una urbe. Este plano además, tiene un carácter exclusivo ya que es uno de los planos más antiguos que se conservan de gran calidad y por haberse tomado como base para establecer el Plan Especial de Áreas Históricas (PEAHIS), en el que hoy se rigen muchos inmuebles del casco antiguo.

Tras la muerte  de Odriozola, finaliza un período de profunda transformación en la imagen de la ciudad. Su labor la continuarían los arquitectos Francisco Javier Cabello Dodero y Benito de Castro, y entre 1914 y 1940, Segovia verá modificar su apariencia urbana y su arquitectura como culminación del desarrollo y los trabajos iniciados por Odriozola.

Así, se termina el ordenamiento de la Plaza Mayor y se acaban  las alineaciones iniciadas años antes; se consolidan las infraestructuras en materia de saneamiento (agua, alcantarillado) y alumbrado; y se plasma la tradición en los edificios de nueva construcción con estilos que recuerdan el pasado histórico y artístico de Segovia. Destacarán, asimismo, arquitectos como Casto Fernández Shaw, o Silvestre Manuel Pagola, este último arquitecto municipal de la ciudad entre 1922 y 1943. Se abre la actual y comercial Avenida Fernández Ladreda, en el Arrabal de San Millán; se crea la Plaza Oriental, al otro lado del Acueducto, tras el derribo del caserío que allí existía; se encauza y cubre el arroyo Clamores a su paso entre el Puente de Valdevilla y el de Sancti Spiritu, etc.

fdez-ladreda
Avenida de Fernández Ladreda en 1901

Ya en la segunda mitad del siglo XX, se produce un crecimiento urbano y se crean nuevos barrios residenciales para trabajadores, como el de San José Obrero y el Peñascal, así como viviendas sociales, como las de las colonias Varela y Pascual Marín. En 1962, se aprueba un Plan General de Ordenación Urbana a raíz del cual las nuevas edificaciones tendrán su desarrollo principal en altura, especialmente en las zonas en que la ciudad se expande. En 1972, se restaura el Acueducto, que volvería a ser intervenido entre 1992 y 1999 y que dio pie a las sucesivas rehabilitaciones que se han dado en distintos edificios monumentales de Segovia, como la Casa del Sello de Paños (2002-2003), el Plan Director de la Catedral (1999-2006), o el Real Ingenio de la Moneda (2006).

No obstante, podríamos resumir en 3 grandes cambios urbanísticos que representan el cambio del centro neurálgico de la ciudad: el soterramiento del río Clamores, la creación de la Avenida de Fernández Ladreda, la Calle Gascos y la Vía Roma.

Si intentáis buscar el río Clamores a lo largo y ancho de la ciudad, no os esforcéis, no es posible. En su origen, cruzaba emergido una gran parte de Segovia. El soterramiento se realizó en la primera mitad del sigo XX. A día de hoy solo podríamos tener alguna pista de su trazado por las calles de alférez provisional, calle de la independencia o calle buitrago.

Así, los cambios de la Avenida de Fernández Ladreda, hoy, Avenida del Acueducto, transformaron completamente su percepción en el centro histórico de Segovia. El ensanchamiento llevado a cabo fusionó lo que eran las calles de Perocota, San Clemente, la Plaza del Carmen y varias casas colindantes.

El objetivo del ensanchamiento era acortar las distancias cruzando el Acueducto Romano en vez de hacer un rodeo innecesario a la ciudad. En los años 80, un estudio determinó que el tráfico estaba dañándolo duramente, por lo que se cerró el acceso a los coches y se comenzó a peatonalizar la calle.

En el s. XIX los accesos al centro de la ciudad pasaban por la puerta de San Cebrián y la Calle Gascos. Se consideró uno de los callejones más emblemáticos y estrechos de toda la ciudad. Tenía menos de un metro de ancho. Con las mejoras en el acceso al barrio de San Lorenzo, la Vía Roma cobra mayor protagonismo, por lo que se derriban los edificios a ambos lados del callejón Gascos, lo que dio lugar a su desaparición.

callejongascos-675x1024
Callejón de Gascos

 

 

Segovia y sus calles

La calle de Los Espejos

Esta calle guarda esta denominación gracias a 7 espejos que se dice decoraban el exterior de una galaría en el palacio de Enrique IV, allá por el siglo XV, previo a la llegada de los Reyes Católicos a Segovia.

Según cuenta, en esa galería aguardaban encerrados unos leones que el rey mantenía como ocio alternativo. Si pasas por esta calle y hechas a volar la imaginación verás un edificio que da a 3 calles y quizás, solo quizás…percibas el rugir de sus fieras.

 

La calle Estiradores

¿Por qué esta denominación? Esta zona de Segovia era conocida por ser epicentro de todo tipo de artesanos y comerciantes. Los estiradores eran aquellos que ejercían la actividad de alargar los paños, profesión reconocida en el siglo XVIII, época de oro de la industria pañera segoviana.

La calle Gascos

Su procedencia es de lo más pintoresca. Su nombre proviene de los gascones franceses que venían de la región de Gascuña. Los gascones fueron quienes acompañaron a la famosa imafen de madera del Santísimo Cristo llegada desde Francia en una yegua hasta la iglesia de San Justo. Tras su extenso viaje, fue en esta calle donde reposaron y descansaron.

Calle Peñuelas

Se trata de una travesía, en su origen de tierra. Por deducción entendemos un conjunto de grandes piedras. Se encontraba en el lado que da hacia la calle Morenas y al cual se referían como “Las Peñas”.

Si quieres conocer el origen de otras calles de Segovia o tienes tu propia experiencia que contar, escribe en los comentarios, estaremos encantados con tu aportación.

 

Esta publicación está incluido contenido de referencia de:

  • El blog de Segovia Encendida
  • recuerdosdepandora.com/historia/segovia-en-1901/
  • unaventanadesdemadrid.com/otras-comunidades/