El manifiesto del éxito para atender a tus clientes

Según la wikipedia definimos cliente como:

“Un cliente (del Latín cliens, -entis) es la persona o empresa receptora de un bien, servicio, producto o idea, a cambio de dinero u otro artículo de valor.”

En cuanto al servicio al cliente se expone:

“El servicio de atención al cliente, o simplemente servicio al cliente, es el que ofrece una empresa para relacionarse con sus clientes. Es un conjunto de actividades interrelacionadas que ofrece con el fin de que el cliente obtenga el producto en el momento y lugar adecuado y se asegure un uso correcto del mismo (…)”.

destacada

En este sentido,  vamos a etiquetar los conceptos que hacen que esta relación cliente-empresa sea posible:

a) Solución

Centrar nuestras intenciones en ofrecer soluciones al cliente. Una empresa que orienta hacia la solución ve oportunidades para su cliente, aspectos que quizás el cliente ni había considerado o valorado. De la otra forma, una orientación a la solución de problemas da pie a que se ha generado un problema que hay que resolver.

Que el cliente quede sorprendido por una buena gestión de sus necesidades sin que se haya generado ningún inconveniente en la gestión hace que la reputación y la experiencia de compra sea muy alta. Por lo que es probable que este cliente te recomiende.

b) Empatía

El vendedor debe quitarse el traje si lo que busca es conseguir una venta. Siempre desde la buena fé, la honestidad y el carácter humano que como personas ofrecemos. El cliente debe sentirse arropado. Esto facilitará la comunicación y generará ese feeling entre ambos perfiles.

c) Visión

Adelantarse. La percepción de un cliente cuando entra en un negocio y con pocas explicaciones o comportamientos el vendedor es capaz de intuir cuál es su expectativa al entrar allí le hace grande.

d) Implicación

La relación con un cliente no debe verse como un mero gesto transaccional, sino tiene que existir implicación en la parte vendedora. Lo que coloquialmente llamamos “mojarse” .

e) Cooperación

La gran oferta del mercado hace que el cliente en algunos casos dude de si ha escogido la mejor opción, por ello, la solución pasa por la cooperación. La cooperación del vendedor va a dar seguridad al cliente a la vez que refuerza su implicación en el proceso de la venta y repercute en la satisfacción del cliente.

f) Inmediatez

El tiempo es oro, el tiempo es dinero ¿cuántas veces hemos oído estas afirmaciones? Lo cierto es que la rapidez el cliente, la ve como una gestión en exclusiva y una mayor implicación con un alto impacto en la satisfacción, lo que se traduce en mayor eficacia.

Por otro lado, es vital que conozcamos no solo cómo debemos actuar en líneas generales, también debemos detectar qué tipo de cliente tengo delante. Veamos los 9 tipos de clientes:

  1. El amigable:

Les gusta bromear y hacerse notar. Sonríen mucho. Les gustan las soluciones rápidas y sentirse importantes.

      2. El callado

Es aquel que deja hablar y no interrumpe. Debemos incentivar el diálogo haciendo preguntas.

      3. El retraído

Es un cliente muy indeciso. Le cuesta mucho tomar pequeñas decisiones. Ser honestos y francos nos va a ayudar a que se abra, pero el proceso es más lento.

     4. El presuntuoso

Cree que lo sabe todo. Es una persona vanidosa, informada y no se deja influenciar con facilidad. Tu mejor arma es la seguridad y mostrar datos que evidencien tu información.

      5. El agresivo

Apunta los defectos y es dado a discutir. Tiene como objetivo intimidar. Es esta ocasión lo mejor es transmitir tranquilidad, escuchar y argumentar nuestras explicaciones.

 6. El desconfiado

Necesita tiempo para analizar todo. El profesional debe tener paciencia, es necesario cierto tiempo para ganar su confianza.

        7. El apresurado

No quiere perder tiempo en detalles, desea una gestión rápida y eficaz fuera de burocracias y protocolos de actuación.

   8. El Negociador

Siempre intenta obtener una ventaja en el acuerdo. Es importante establecer los límites en las negociación.

         9. El detallista

Le resulta complejo asociar ideas y busca explicaciones al detalle para identificar si es lo que quiere. El profesional debe hablar pausadamente viendo que le sigue en la conversación. Buscar un lenguaje claro y simple.

Entender los procesos que nos llevan a ser un profesional íntegro con respecto a la atención al cliente es vital para generar una imagen sólida, transparente y resuelta ante cualquier situación en un negocio…¿crees que hay algún aptitud que debería tenerse en cuenta en la atención al cliente? Coméntanos la tuya.

 

 

 

 

 

Anuncios

Domicilio fiscal o padrón ¿Diferencias? Sí.

¿Qué entendemos por domicilio fiscal?

Tratándose de una persona física, lo normal es que el domicilio fiscal coincida con el domicilio habitual o familiar. Pero puede ocurrir, tal como se dispone en el apartado segundo del artículo 48 de la Ley General Tributaria, que por el desempeño de determinadas funciones, se pueda considerar domicilio fiscal otro diferente del habitual, siempre con conocimiento previo de la Administración.

Este criterio puede modificarse por la Administración para las personas que desarrollen principalmente actividades económicas. En estos casos se puede considerar que su domicilio es el lugar dónde esté centralizada la gestión administrativa y la dirección de las actividades.

¿Deben coincidir domicilio fiscal y lugar de empadronamiento?

Aunque para muchos pueda resultar una cuestión baladí, lo cierto es que se trata de una pregunta bastante recurrente para miles de contribuyentes. Hoy en día no es extraño que domicilio fiscal y padrón sean diferentes y que por lo tanto surjan dudas respecto a donde hacer la declaración de la renta, pero ¿Es esto correcto?

En principio y según la ley, domicilio fiscal y padrón no tienen por qué coincidir, aunque lo lógico es que lo hagan. Esto es lo que se desprende, entre otras, de una Sentencia del Tribunal Supremo del 9 de octubre de 2001, según la cual “el Padrón de habitantes y el Registro a efectos tributarios de domicilios fiscales son registros administrativos independientes y no intercomunicados automáticamente, de modo que el cambio de domicilio efectuado por una persona en el Padrón de habitantes, por sí solo, no supone un cambio coetáneo y paralelo del domicilio fiscal, ni tampoco sustituye a la declaración tributaria expresa”.

Sin embargo, es relativamente sencillo contravenir esta disposición y bastaría con argumentar que lo lógico es que domicilio fiscal y domicilio de empadronamiento sean el mismo si tenemos en cuenta que la Ley de IRPF define al primero como “del lugar de localización del obligado tributario en sus relacione con la Administración Tributarias” y en el caso de las personas físicas, su domicilio fiscal ser “será el de su residencia habitual. No obstante, si ejerce principalmente una actividad económica, la Administración podrá considerar como domicilio fiscal aquel en el que se realice la gestión administrativa y dirección de la actividad, teniendo en cuenta que, de no poderse determinar el lugar, prevalecerá aquel donde radique el mayor valor del inmovilizado en que se realice la actividad”.

El problema radica en que la Ley de Empadronamiento obliga a empadronarse en el municipio donde se reside y, en caso de haber varios, en el que se pasa la mayor parte del tiempo. De ahí que padrón y domicilio fiscal suelan coincidir aunque a efectos legales no tengan por qué hacerlo.

Si cambio de de residencia…¿tengo que comunicar el cambio ante Hacienda o ante el Ayuntamiento?

Existe la obligación de comunicar los cambios que se produzcan en el domicilio fiscal, no surtiendo efectos dichos cambios si no se comunican a todas las administraciones afectadas. El cambio de domicilio fiscal no producirá efectos frente al Organismo Autónomo de Recaudación hasta que se cumpla con dicho deber de comunicación.

Cuando no se haya declarado el cambio de domicilio, se estimará subsistente a todos sus efectos, incluso al de notificaciones, el último declarado o el consignado por el mismo en cualquier documento de naturaleza tributaria.

applique_background_3

Tengo una vivienda de mi propiedad donde tengo mi domicilio habitual; sin embargo por diferentes motivos estoy empadronado en otra localidad, ¿cuál es el domicilio fiscal que debo declarar ante el OAR?

Según el Tribunal Supremo, el domicilio fiscal no es lo mismo que el domicilio a efectos de empadronamiento; el domicilio que tendría validez es el que se haya comunicado expresamente (por escrito) al OAR; este debería responder a la realidad y ser el de residencia habitual del interesado.

El problema en este punto, es el doble rasero de Hacienda al usar o no el padrón como medio de prueba válido u obviarlo.

Y es que en los casos donde la AEAT sale perjudicada sí tiene en cuenta el padrón, algo que no hace cuando es el ciudadano el beneficiado. Lo mejor es verlo a través de dos ejemplos: Juan se mudó a su casa en 2010 pero no cambió el padrón, aunque sí su domicilio fiscal, y empezó a deducir por su vivienda, en la que efectivamente residía. Pasados tres años Hacienda le reclama la devolución de las deducciones porque considera que su vivienda no es la habitual. El problema o la prueba que aporta la Agencia Tributaria es que no está empadronado. Juan presenta los papeles de la compra de la casa, así como los del consumo eléctrico y otros recibos domiciliados. Hacienda se remite de nuevo al padrón para mantener su decisión y seguir exigiendo la devolución de las cantidades desgravadas hasta la fecha.

Por el contrario, Pedro compró una casa en 2010 en Toledo en la que reside habitualmente entre semana pero que no pisa tan a menudo como quisiera por motivos laborales. Los fines de semana suele pasarlos en Madrid. Él sí hizo el papeleo correspondiente para empadronarse por cuestiones médicas. Pasados tres años Hacienda le reclama la devolución de las cantidades desgravadas al estimar que no reside en la vivienda. Pedro presenta el padrón, pero Hacienda alega que el consumo eléctrico es muy bajo y que por lo tanto la casa está deshabitada. ¿Ves ahora la diferencia de criterio al valorar el padrón como elemento para determinar el domicilio fiscal?

El problema es que Hacienda suele ser poco dada a aceptar alegaciones y cambiar su versión inicial, por lo que la vía para solventar la cuestión suele terminar siendo la de los tribunales. Al final, la justicia te acabará dando la razón, pero hasta entonces es posible que debas plegarte a las exigencias de la Agencia Tributaria.

Fuentes:

El arte fotográfico de fastidiar una venta

En el sector inmobiliario somos conscientes que una buena impronta es vital para la consecución del éxito de venta. Se dice que los primeros segundos en la visita de un inmueble se sabe si quieres o no la vivienda.

Con el auge de las tecnologías, los móviles con cámara, internet…todo el mundo puede hacer y publicar fotografías. Tan cierto es que la profesionalidad pasa a un segundo plano. Nos olvidamos cómo debemos preparar un inmueble antes de un disparo, qué espera el futuro comprador ver y qué tan rápido filtrará tus fotos sino sabes mostrar el potencial de tu vivienda.

Así lo muestran los medios. De aquí, se desprende una noticia del periódico El Mundo donde el titular expone: “El 25% de las fotografías para vender una casa, ahuyenta a los compradores”.

fotos-horribles

Por desgracia, este hecho es de lo más común. Algunas de las imágenes que más aterrorizan al comprador: la suciedad, el desorden, los crucifijos, el abarrotamiento de estancias con muebles desproporcionados al espacio y un largo etc. Cualquier detalle puede despistar al interesado y en vez de recordar todo lo positivo que ofreces, recordará aquella muñeca de porcelana con mirada perdida.

La experiencia en la inmobiliaria nos hace apostar por propuestas de home staging virtual, para viviendas para reformar ó home staging real con el fin de neutralizar todo aquello que suponga una distracción negativa para el visitante. Necesitamos poder ofrecer ese valor añadido y hacer ver al nuevo comprador qué fue lo que enamoró a su primer propietario.

Una vivienda en venta debe ser un lienzo para pintar, un mundo de posibilidades para el comprador donde su mayor exponente debe ser el espacio, la luz, el equilibrio… en el caso de decoración, jugaremos con colores en tonalidades neutras con ciertos puntos de color para fomentar el recuerdo pero siempre buscando la armonía de los elementos.

Si llevas tiempo vendiendo tu casa sin éxito, podemos ayudarte. Te asesoramos. Deja la venta de tu vivienda con un buen profesional, la venta es una consecución de procesos no de tiempo.

¿Cuándo trabajar la exclusiva?

¿Trabajar o no trabajar en exclusiva?… he aquí la cuestión.

Equivocadamente trabajamos en un mercado donde los profesionales del medio nos hacemos un flaco favor, ya no solo desde el punto de vista de empresa, sino a los propios vendedores que se anuncian.

La idea mayoritaria de trabajar “sin exclusiva” concibe un encargo más fácil (entre comillas) ya que no cierra la puerta a otras inmobiliarias que tengan opciones a vender su inmueble. En este sentido, el vendedor resuelve: mientras más inmobiliarias, más opciones de encontrar un comprador.

Lo cierto es que en parte sí, su anuncio se verá publicado varias veces en los principales portales inmobiliarios con distintos logos de empresas. Lo que generará una cierta urgencia en vender y sensación de que negociar precio puede ser una opción. Por otro lado, el no contar con la información suficiente sobre la valoración del inmueble o qué técnicas de marketing pueden atraer al comprador en la línea de conseguir la venta puede hacer que su inmueble esté mucho tiempo en el mercado quemándose.

¿Entonces? ¿Cuál es error más común del vendedor al contratar los servicios de un inmobiliario? La desinformación. A día de hoy, los clientes nos dicen que mucho de lo que nosotros le hemos podido contar para ayudarles en la venta, lo desconocían por completo. La venta de un inmueble no es tarea fácil. Nosotros, además de contar con el mejor software de gestión inmobiliario proporcionado por Noteges donde se recogen datos a nivel nacional y local y disponer de un amplio abanico de opciones para la promoción de la vivienda, ofrecemos asesoramiento. Algo que resulta casi impensable en los tiempos que corren, pero que por desgracia pocos profesionales hacen. Así, el intrusismo y la venta de los particulares se dispara.

Así como en otros mercados como el estadounidense, el profesional inmobiliario es una actividad reconocida y de prestigio, en España la mala praxis de los años del boom hace que a día de hoy cueste ver al inmobiliario como alguien respetable.

Pero volviendo a la exclusiva, ¿por qué creéis que trabajar en exclusiva puede ser la solución? Quizás tampoco lo sea, nosotros no queremos un almacén de viviendas. La exclusiva va muy ligado a la motivación  y sobre todo a que una vivienda esté en el precio de venta (previa valoración, aplicamos filtros sobre el inmueble, precio del suelo, ubicación, brecha con respecto al mercado de lo que se anuncia a lo que se vende, datos aportados por los testigos de venta). Todo esto apoyado en una fuerte estrategia de marketing. Los inmuebles en exclusiva son para ventas en un corto periodo de tiempo.

De esta forma, os puedo decir que podéis decidir si trabajar o no en exclusiva, sino lo hacéis buscad al menos inmobiliarias que os asesoren sobre los principales aspectos que vais a conseguir para que os ayuden a vender. Aseguraos que sus valoraciones del precio están sujetas a justificación.

Por otro lado, si decidís confiar en dejarlo en manos de una inmobiliaria en exclusiva, aseguraos que más os va a ofrecer. No se trata de darle solo la oportunidad a una inmobiliaria, es una inmobiliaria que tenga recursos y que eche el resto para conseguir el objetivo: vender. Entended que es mucho más fácil que su vivienda se venda en exclusiva por la implicación que va a poner el profesional, a si la tiene con varias inmobiliarias, solo será parte de una colección de inmuebles al que esperan comprador.

Si eres inmobiliario o tienes alguna experiencia con profesionales o particular vendiendo tu vivienda queremos conocer tu opinión. Déjanos un comentario.

Ya sabes si te ha gustado, manita arriba y si te parece interesante este post…comparte  😉

exclusiva-inmobiliaria1

 

 

 

¿Cuál es el perfil del comprador de 2016?

El comprador de inmuebles ha experimentado cambios en su papel en la sociedad. Siendo el vendedor consciente de la pérdida de poder en la negociación respecto a un mercado con una gran oferta de viviendas en venta.

Los años de la crisis y el boom inmobiliario han hecho que el perfil de comprador sea más experto, exigente y demande más en un precio que poder asumir. A día de hoy nos encontramos con un público que ronda los 45 y 65 años con ahorros para poder realizar incluso una compra al contado.

¿Qué ha ocurrido con el llamado “comprador tradicional”?

Llamamos a comprador tradicional a aquel que tras haber alcanzado un trabajo estable con duración indefinida, consigue a través de una hipoteca la adquisición de su primera vivienda. En este rango estaría los compradores de 25 a 45 años.

No así, con la mal llamada generación perdida, hablamos de una década de desfase con respecto a los registro de compra de nuestro histórico inmobiliario. Con la crisis, la caída del empleo, los nuevos jóvenes no han tenido salida profesional, no abandonado el hogar de sus padres durante la veintena, superando en muchos casos los 30 años de edad. ¿Qué supone esta situación? Menos compradores del tipo tradicional y un auge del alquiler en estos años. Además, de cara al futuro, la baja natalidad que ha traído esta década hará que la figura del comprador tradicional tarde en emerger.

La expectativa que genera una gran oferta de inmuebles hace que el perfil del comprador actual se muestre más exigente y valore con más criterio el precio en base a las condiciones de la vivienda y su ubicación.

agente

La nueva figura que emerge es la del inversor. Son muchos potenciales compradores los que ven oportunidad a la crisis y aprovechan la caída de los precios para maximizar los beneficios a través del alquiler.

¿Y qué ocurre con  el perfil del inmobiliario extranjero?

Según algunas estadísticas los compradores extranjeros suponen entorno a un 17% de las viviendas adquiridas en España. Lo que supone un dato más que destacable.

¿Cuál es el comportamiento de un inversor extranjero?

  1. Estudian el mercado, buscando oportunidades.
  2. Son amantes de chollos para rentabilizar.
  3. En su mayoría rondan de los 40 en adelante y su nivel de estudios es alto. Aunque el rango más determinante es entre 55-60 años.
  4. Pagan al contado o una buena parte viene de sus ahorros.

¿Vas a comprar un inmueble? Conoce los aspectos que debes saber para realizar la gestión con éxito en nuestro post: ¿cómo comprar con Gesnido Inmobiliaria?

 

 

 

 

Vender o no vender, he aquí la cuestión

Nosotros, los inmobiliarios, a veces se nos ve como personas agresivas que no entienden la problemática de cada venta y sus propietarios. Se nos ve personas sin escrúpulos capaces de pasar por alto cierto aspectos que son importantes para el vendedor.

Creedme, que cuando vamos a una casa a ayudar a vender una vivienda, no queremos vender su casa, queremos ayudar a las personas a conseguir un resultado de la venta: su satisfacción.

La venta, en ningún caso es un proceso fácil para el vendedor. Existen lazos afectivos, herencias, separaciones y motivaciones tan diferentes que el consultor inmobiliario debe canalizar y aportar ese feedback y esa inyección de confianza.

Hay veces que encontramos personas obcecadas  en vender cuando realmente no existe una razón de peso para pasar por el proceso. Igual que a veces no estamos preparados para que nos digan lo que no queremos oír, pero aún así hacemos oídos sordos. La venta no es cuestión de azar, escuestión de procesos.

inmobiliario

Desde Gesnido Inmobiliaria, cuidamos desde el minuto uno del vendedor, potenciamos la comunicación, ponemos sus palabras en las negociaciones y trabajamos a éxito. El éxito como bien decía no es la venta, es su satisfacción. No trabajamos con casas, trabajamos con personas y por eso seguimos aquí.

¿Por qué es importante saber si vende o no vende, más que el precio de la vivienda? Porque si está en el estado psicológico que se necesita para canalizar el contexto social, el momento económico, la tasación junto al precio de mercado, nos dará igual al precio de sí venta.

Nadie dijo que fuera sencillo. Focalizar en las personas, lograr empatizar, conocer su entorno, nos facilita avanzar en el proceso de venta y garantizar el éxito de la gestión.